bancos de alimentos en brasil
in

bancos de alimentos en brasil


Más del 40% de las cosechas del país se pierden o desperdician, pero una nueva investigación destaca cómo podrían ser una herramienta clave en la lucha contra la creciente inseguridad alimentaria. La organización benéfica lidera la iniciativa.

Media docena de hombres con redecilla cargan afanosamente cajas de alimentos frescos frente a un almacén de alimentos en los suburbios del norte de Río de Janeiro. Mientras uno enumera los productos de una lista, otros colocan verduras de formas extrañas en grandes sacos antes de cargarlos en un vagón que espera. Los productos serán cocinados y luego servidos en comedores sociales, guarderías y otras instituciones que ofrecen comidas gratuitas a los necesitados en toda la ciudad.

El almacén es gestionado por la mayor red de bancos de alimentos de Brasil, Sesc Mesa Brasil. Con 95 unidades en todo el país, Mesa recolecta alimentos que de otro modo se desperdiciarían en supermercados, agricultores y otros proveedores y minoristas, los clasifica y los dona a organizaciones asociadas.

“El programa tiene dos pilares: la lucha contra el desperdicio de alimentos y la lucha contra el hambre”, explica Cláudia Roseno, gerente de ayuda del Sesc, una empresa privada sin fines de lucro que ofrece servicios y asistencia culturales, de ocio, educativos, de salud en todo Brasil.

Una nueva investigación Publicado La semana pasada destaca cómo estos esfuerzos para reducir el desperdicio de alimentos pueden fortalecerse en Brasil y utilizarse como una herramienta clave para combatir la inseguridad alimentaria generalizada.

En Sesc Mesa Brasil, se empacan alimentos para una de sus donaciones quincenales a un jardín de infantes en Río de Janeiro, el 21 de febrero. Foto: Ana Ionova/Guardia

Según las últimas cifras de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), 10 millones de personas, casi el 5% de la población, están desnutridas en Brasil, y casi un tercio de la población padece inseguridad alimentaria moderada o grave. Brasil ha vuelto a entrar en el mapa del hambre de la ONU en 2021, siete años después de haber sido eliminado por primera vez, como consecuencia de dos graves recesiones y la pandemia de coronavirus. el hambre volvió a aumentar.

Combatir el desperdicio para combatir el hambre: Bancos de alimentos en Brasil - Combat-el-desperdicio-2
En todo Brasil, Sesc Mesa Brasil ayudó a alimentar a un promedio de 2,1 millones de personas por mes el año pasado. Foto: Ana Ionova/Guardia

Sin embargo, el desperdicio de alimentos en el país sudamericano de Brasil es colosal. Hay que actualizar las cifras, dice Roseno, pero es calculado que cada año se pierden 26,3 millones de toneladas de alimentos durante la producción y el transporte, mientras que al final de la cadena de suministro, los hogares brasileños desperdician 60 kg de alimentos per cápita al año.

Articulo Recomendado
Todo sobre el regreso de la saga Capcom

“Brasil es uno de los mayores productores de alimentos del mundo, pero alrededor del 42% de todos los alimentos producidos se pierde o desperdicia… Por lo tanto, existe una oportunidad real de mejorar el acceso a los alimentos mediante la redistribución de productos nutritivos a las personas que los necesitan. en este momento crítico en el que (tantos) brasileños enfrentan inseguridad alimentaria”, dice Lisa Moon, directora ejecutiva de la Red Global de Bancos de Alimentos, que publica Atlas mundial de políticas de donación de alimentos en colaboración con la Clínica de Derecho y Política Alimentaria de la Facultad de Derecho de Harvard.

Chayane Martins de Souza, de 22 años, es ayudante de cocina en la asociación católica Servas dos Pobres, que gestiona una guardería gratuita para 200 niños pequeños en Río. “A veces ves personas sin hogar buscando (comida) en los contenedores de basura. Es doloroso ver cuando sabes que hay comida en muchos lugares, pero prefieren tirarla a la basura antes que regalarla. Aqui no. Hacemos porciones extra para poder servirlas”, dice.

La guardería Creche Cardeal Câmara recibe donaciones quincenales de Mesa que complementan las comidas de los niños y sirven para el almuerzo de decenas de adultos hambrientos que hacen cola todos los días frente al monasterio vecino.

Combatir el desperdicio para combatir el hambre: Bancos de alimentos en Brasil - Combat-el-desperdicio-3
Chayane Martins de Souza sirve sopa a los niños del jardín infantil Creche Cardeal Câmara, elaborada con donaciones del Sesc Mesa Brasil. Foto: Ana Ionova/Guardia

“Tenemos niños que dependen de lo que les damos de comer aquí… Se nota después de las vacaciones, por su aspecto, por su forma de comer cuando tienen hambre”, afirma Flávia Ramos, directora de la asociación que gestiona el jardín de niños. “Sin (las donaciones), no sé cómo hubiéramos tenido éxito”, añade.

Articulo Recomendado
Google está considerando cobrar por las búsquedas en Internet con IA, según los informes

El almacén de alimentos de 400 metros cuadrados del Sesc Mesa Brasil en Río pronto se trasladará a unas nuevas instalaciones, con 12 veces más espacio. En todo Brasil, la organización ha ayudado a un promedio de 2,1 millones de personas por mes el año pasado y es “una de las redes más fuertes del sur global”, según Moon, quien ha trabajado en políticas de desperdicio de alimentos en 25 países diferentes.

El programa Mesa no sólo restaura alimentos que los supermercados ya no pueden vender, sino que también llega a los agricultores, donde se produce la mayor pérdida de alimentos, y capacita a organizaciones asociadas para que utilicen productos con imperfecciones que de otro modo podrían desecharse.

Combatir el desperdicio para combatir el hambre: Bancos de alimentos en Brasil - Combat-el-desperdicio-4
Cida Pessoa, gerente de la sucursal de alimentos en Río de Janeiro, Brasil, de Sesc Mesa Brasil, inspecciona las calabazas donadas por el supermercado. Foto: Ana Ionova/Guardia

Según Cida Pessoa, gerente del programa de alimentos en Brasil, Río, la demanda de los consumidores por alimentos impecables está provocando que los fabricantes desechen productos en perfecto estado. “La gente quiere que la naturaleza sea completamente uniforme, que las zanahorias crezcan igual, que las papayas vengan sin manchas, que las manzanas sean idénticas”, explica mientras un trabajador pasa con una fragante caja de albahaca batida y plátanos demasiado cocidos. maduro.

“También realizamos un trabajo educativo con los chefs de las instituciones. Porque entendemos que de nada sirve pensar que la comida sigue siendo comestible si se tira cuando llega”, afirma.

La lucha contra la inseguridad alimentaria es una prioridad para el presidente Luiz Inácio Lula da Silva, quien se ha comprometido a erradicar el hambre durante su mandato. Su gobierno está invirtiendo fuertemente en programas de reducción de la pobreza y ha incluido el hambre en la agenda del G20, que Brasil preside este año.

Articulo Recomendado
La aplicación falla hoy, miércoles 3 de abril.

Evitar que el exceso de alimentos acabe en los vertederos también ayudaría al país a cumplir sus objetivos medioambientales. En todo el mundo, el desperdicio de alimentos representa entre el 8% y el 10% de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Sin compromiso con el hambre, Brasil ha tenido una sólida estrategia para reducir la pérdida y el desperdicio de alimentos desde 2017, dice Moon. Pero una nueva investigación sugiere dónde se pueden hacer mejoras, por ejemplo a través de mejores políticas fiscales y de etiquetado.

Combatir el desperdicio para combatir el hambre: bancos de alimentos en Brasil - Combat-el-desperdicio-5
Los niños disfrutan del almuerzo sin saber que al mismo tiempo están ayudando a reducir el desperdicio de alimentos. Foto: Ana Ionova/Guardia

De regreso al jardín de infancia de Ramos, la monja se apresura a distribuir el paquete de alimentos mientras los niños comen sopa hecha con verduras desechadas.

“¡Actualizar! ¡Actualizar!” gritan los niños, sin darse cuenta de que están evitando que alimentos como grandes calabazas terminen como fertilizante en Brasil.

Traducción: Ligia M. Oliver

No te pierdas: Descubrieron dos efectos secundarios muy raros de la vacuna contra el covid




Written by x0gwj

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

GIPHY App Key not set. Please check settings

'Carbón Rojo': un viaje al 'infierno' en Pasta de Conchos

‘Carbón Rojo’: un viaje al ‘infierno’ en Pasta de Conchos

Kristalina Georgieva intenta renovarse al frente del FMI

Kristalina Georgieva intenta renovarse al frente del FMI