Hace 40 años, Apple presentó una computadora que cambió el mundo, para bien o para mal
in

Hace 40 años, Apple presentó una computadora que cambió el mundo, para bien o para mal



El domingo 22 de enero de 1984, Los Angeles Raiders derrotaron a los (entonces) Washington Redskins 38-9 en el Super Bowl XVIII. Con la excepción de unos pocos fanáticos de los Raiders, lo que todos recordamos mejor de esa noche hace 40 años fue el comercial de Apple que marcó el tono del tecnooptimismo que dominaría el siglo XXI.

Anuncio mostró un auditorio lleno de personajes parecidos a zombies viendo una proyección de un líder anciano que se parecía al Emperador de la película de 1980. El imperio Contraataca. Una mujer joven y atlética vestida de rojo y blanco (los colores de la bandera de Polonia, que lanzó un levantamiento obrero masivo contra el estado comunista controlado por los soviéticos) balancea un martillo y lo lanza a través de la pantalla, enmarcando el rostro del líder. justo cuando algunos policías blindados se apresuran a intentar detenerla.

El anuncio se refiere explícitamente a la novela distópica de George Orwell, en 1984. Mientras tanto, Ronald Reagan, entonces presidente, lanzó una campaña de reelección basada en su audacia frente a la amenaza totalitaria soviética, al tiempo que elevaba el riesgo de una aniquilación nuclear global.

ese mes, Apple Comenzó a vender una computadora personal que cambiaría nuestra concepción de las tecnologías informáticas en nuestras vidas y guiaría muchos de los cambios ideológicos que marcaron el comienzo del siglo XXI. En muchos sentidos, el largo siglo XXI comenzó esta semana hace 40 años.

Además del rápido ascenso desde una startup en un garaje en Cupertino (California) hasta convertirse en la empresa más valiosa de la historia del mundo, Apple ha cambiado la forma en que experimentamos la cultura y nos relacionamos con los demás. Si bien no es la única fuerza que hizo esto, si nos fijamos en las otras fuerzas dominantes que dejaron su huella en 1984, como Reagan, Apple fue parte de un cambio importante en la forma en que nos veríamos y nos gobernaríamos a nosotros mismos durante los siguientes 40 años. años., y continúa influyendo en la vida cotidiana en una medida que pocos podrían haber imaginado en ese momento.

Articulo Recomendado
El trozo de metal que se estrelló contra una casa en Florida era basura espacial

Antes de la introducción del Macintosh, Apple gozaba de una buena reputación entre los entusiastas de la informática por producir ordenadores de sobremesa innovadores y de alta calidad, como el Apple II (1979), que ejecutaba programas con el sistema operativo estándar de la época, el Apple Disc. El sistema (que se parecía al MS-DOS de una pequeña empresa nueva llamada Microsoft) y podía programarse en lenguajes como Basic.

Aunque empresas como Texas Instruments y Atari introdujeron computadoras fáciles de usar en los hogares antes que Macintosh, e IBM y Commodore produjeron computadoras de escritorio para empresas, Macintosh prometía algo diferente.

Macintosh creó un mercado masivo para computadoras personales que parecían más magia que máquinas. Al ocultar placas y cables y con una carcasa de elegante diseño, el Macintosh estableció el estándar de diseño para lo que se convertiría en una carcasa cerrada como la MacBook o, el más influyente y rentable de todos los productos de Apple, el iPhonepublicado en 2007.

El iPhone representa mucho de lo atractivo y repulsivo de la vida en el siglo XXI. Es un dispositivo que no hace nada que otros dispositivos y tecnologías no puedan hacer. Es sólo que los ofrece todos en un entorno propietario y controlado que oculta toda la tecnología real y la acción humana que lo creó. También podría haber pequeños elfos ahí.

Hoy en día, miles de millones de personas utilizan este tipo de dispositivos, pero casi nadie los mira ni piensa en las personas que extrajeron el metal o ensamblaron las piezas en condiciones peligrosas. Ahora tenemos autos y dispositivos diseñados para parecerse al iPhone: todo vidrio, metal, curvas e íconos. Ninguno de ellos da indicios de que hayan sido construidos o fabricados por humanos. Todo parece mágico.

Articulo Recomendado
¿Nos han lanzado a una carrera desesperada hacia el abismo?

Este cambio hacia la magia a través del diseño nos ha mantenido ciegos a las condiciones reales de la mayoría de las personas que trabajan y viven en el mundo. Un dispositivo cerrado es similar a una comunidad cerrada. Además, las cajas selladas, una vez que incluyen cámaras ubicuas y dispositivos de seguimiento y están conectadas por señales de radio invisibles, funcionan como un sistema de vigilancia global que los dictadores soviéticos nunca podrían haber soñado. Nosotros también hemos entrado en un mundo de control blando que va más allá de la imaginación de Orwell.

Las comunidades cerradas comenzaron a ganar popularidad en los Estados Unidos durante la era Reagan, ya que ofrecían la ilusión de seguridad contra un enemigo invasor imaginado, pero nunca definido. También parecían un estado privado, con miembros exclusivos y estrictas reglas de propiedad.

En noviembre de 1984, Reagan ganó de manera convincente la reelección. Su victoria estableció un compromiso casi inquebrantable con el fundamentalismo de mercado y el optimismo tecnológico que incluso sus críticos y sucesores como Bill Clinton y Barack Obama han abrazado en gran medida. Fuera de Estados Unidos, líderes aparentemente izquierdistas del siglo XX, como Andreas Papandreou de Grecia, François Mitterrand de Francia y Tony Blair del Reino Unido, limitaron sus visiones de cambio a lo que permitiría un creciente consenso neoliberal.

A principios de este siglo, cuestionar la fe en el tecnooptimismo impuesto por Apple o en el neoliberalismo garantizado por el dominio de Reagan sobre la imaginación política mundial habría parecido un ataque de mal humor o irritabilidad. ¿Quién podría cuestionar el potencial democratizador y liberador de la tecnología de la información o del libre mercado?

Articulo Recomendado
Público británico invitado a bailar para las lombrices para ayudar a evaluar la salud del suelo

Bueno, después de un cuarto de siglo, está claro que las únicas promesas fueron hechas a los accionistas de Apple y a los subordinados políticos de Reagan. La democracia está en ruinas en todo el mundo. Las computadoras en red obtienen alegría y humanidad de las relaciones, comunidades y sociedades. Las economías están más estratificadas que nunca. La política carece de cualquier visión positiva de un futuro mejor.

Por supuesto, no podemos culpar a Apple ni a Reagan. Simplemente destilaron, aprovecharon y revendieron lo que anhelábamos: una historia simple de progreso y liberación inevitables. Si hubiéramos hecho caso a las advertencias del libro de Orwell y no a los anuncios de Apple, habríamos aprendido que las historias sencillas nunca tienen finales felices.

Siva Vaidhyanathan es profesora de medios en la Universidad de Virginia y autora del libro. Redes antisociales: cómo Facebook nos divide y debilita la democracia. También es columnista de El guardián EE.UU.

Traducción: Ligia M. Oliver

No te pierdas: ¡Qué miedo! La promesa de Mark Zuckerberg de crear expertos avanzados en alarmas de IA




Written by x0gwj

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

GIPHY App Key not set. Please check settings

"No matarás" muestra que en cada clase social hay locura, culpa e injusticia

“No matarás” muestra que en cada clase social hay locura, culpa e injusticia

La 'maldición' de Boeing continúa: el avión perdió un neumático durante el despegue

La ‘maldición’ de Boeing continúa: el avión perdió un neumático durante el despegue