La comunidad amazónica está creando su futuro con el chocolate
in

La comunidad amazónica está creando su futuro con el chocolate


A orillas del río Acará, en la Amazonia brasileña, a unos 50 km al sur de la ciudad de Belém, el rico olor a chocolate derretido proviene de un astillero reconvertido en pequeña fábrica. “Aquí creamos magia”, dice Diana Gemaque, de 33 años, miembro de la cooperativa de chocolate Guardianes del Cacao en la comunidad ribereña de Acará-Açu.

En 2021, Gemaque y otras mujeres de su comunidad fueron invitadas a participar en un taller de elaboración de chocolate organizado por el chocolatero amazónico César De Mendes. Alentados por esa experiencia, ocho de ellos se reunieron y fundaron Cocoa Tree Guardians. Lo que empezó como un experimento en una pequeña cocina familiar es ahora una empresa registrada con una fábrica artesanal que produce 130 kg de chocolate al mes.

João Carlos Rodrigues, recogiendo bayas de açaí, trabajando en un proyecto agroforestal. Cultiva cacao en su propiedad para aumentar la biodiversidad. Todas las fotos son de Marcio Nagano.

Las mujeres trabajan con granos de cacao fermentados suministrados por una empresa vecina dirigida por el primo de Gemaque, Zeno, quien compra la fruta cosechada en las comunidades río arriba y río abajo. La mayor parte de su producción consiste en barras 100% de cacao hechas por encargo para un cliente en São Paulo; El resto se vende en tiendas de Belém y en ferias de chocolate de todo Brasil en barras de 20 gramos, envueltas en hojas secas de cacao y llamadas acaraçauna marca que ahora abarca varios proyectos locales.

“Nos dimos cuenta de que (nuestro chocolate) es más que sólo cacao, es nuestro territorio, nuestra comunidad, nuestro potencial”, dice Luciene Gemaque, de 34 años, otra familiar.

El trabajo de los Cocoa Tree Keepers llevó a repensar el modo de vida de la comunidad e inspiró la creación de otras iniciativas comunitarias destinadas a la conservación de los bosques. Entre ellos, un club de fútbol que lleva plántulas a sus partidos para incentivar a sus rivales a sembrar y un grupo que introduce un sistema agroforestal, la integración de árboles y arbustos nativos con cultivos, en sus pequeñas fincas que reforestan. pesticidas.

Articulo Recomendado
Tesla recortará 14.000 puestos de trabajo mientras Elon Musk intenta hacerla "esbelta y hambrienta"

“Tengo plátano, piña, batata, tubérculos de aria, anacardo, manzana, naranja, cacao, jugo, albaricoque silvestre, guayaba, acerola, papaya y tengo azaí”, dice Izabela Campos mientras camina por el jardín silvestre que la rodea. casa de madera.

Aquí es donde creamos magia: la comunidad amazónica crea su futuro con chocolate - chocolate-2
Vista aérea de Acará-Aça, incluida la fábrica de chocolate (tercera desde la izquierda) en el río Acará.

Hija de un cacaotero, Campos es promotora de un proyecto agroforestal en el que participan 9 familias propietarias de entre 4 y 5 hectáreas de tierra. “Planté de todo menos açai”.

Como muchas otras comunidades ribereñas del estado de Pará, la mayoría de las 150 familias de Acará-Açu se ganan la vida cultivando bayas de açaí. Alrededor del 95% de la producción de açai de Brasil proviene de Pará. Elogiada por sus beneficios para la salud, la baya morada ha ganado popularidad más allá de su Amazonia natal y, cada vez más, más allá de las fronteras de Brasil, donde se comercializa como un superalimento. Esto provocó una explosión en la producción, que pasó de unas 120 mil toneladas en 2000 a casi 1,7 millones de toneladas el año pasado.

El crecimiento del árbol de açaí ha traído beneficios económicos a las comunidades rurales pobres, pero la resultante “azaificación” de algunas áreas del Amazonas, término acuñado por los científicos, también ha traído problemas a la selva tropical, particularmente la pérdida de biodiversidad. Los monocultivos de acai también acaban reduciendo la producción del propio fruto debido a la pérdida de polinizadores.

Aquí es donde creamos magia: La comunidad amazónica crea su futuro con chocolate - chocolate-3
La mazorca de cacao madura en el árbol.
Aquí creamos magia: La comunidad amazónica crea su futuro con chocolate - chocolate-5
De izquierda a derecha, arriba y abajo: Izabela Campos abre la mazorca de cacao, Zeno Gemaque clasifica las semillas de cacao, se trituran las semillas y se enfría el producto final, el chocolate artesanal.

“Nuestro objetivo es acabar con el monocultivo de açai y lograr la soberanía alimentaria, comiendo lo que plantamos”, afirma Campos. El joven de 26 años ve otros efectos nocivos de la excesiva dependencia del açaí, en particular la inseguridad financiera entre cosechas bianuales y la pérdida de bienestar y de una forma de vida tradicional.

Articulo Recomendado
Lista de recomendaciones para la rinitis alérgica estacional

“Hoy el asalariado está acostumbrado a vender lo que planta y a comprar alimentos en el supermercado. ¿Y qué hay en nuestra mesa? Alimentos procesados. “Queremos cambiar eso”.

Los agroforestales están cultivando árboles jóvenes a partir de semillas con el objetivo de reforestar toda su tierra en un plazo de tres años para poder cosechar cultivos de subsistencia durante todo el año, además de cultivos de temporada para la venta, que incluirán cacao y açaí.

Aquí creamos magia: La comunidad amazónica crea su futuro con chocolate - chocolate-8
Vista aérea de la zona de Acara-Açu, donde se trabaja para “abolir el monocultivo de açaí”.

Wanor Elvis, de 33 años, dice que ya está sintiendo los beneficios de este nuevo sistema. “Esta zona es más fresca”, dice mientras camina por la zona boscosa de su plantación de açaí, donde la presencia de otras especies cubre los árboles y plantas. “Nos gustaría que todos los que viven aquí adoptaran este proceso (agroforestal)”.

Los guardianes del cacao esperan expandirse, fortaleciendo a otras comunidades y al mismo tiempo aumentando la producción. Actualmente, la empresa gana sólo 7.000 reales al mes en promedio, mientras que las mujeres cobran por hora y se llevan a casa entre 300 y 500 reales al mes. Este dinero ya está marcando una diferencia para las mujeres, quienes dicen haber encontrado compañía, empoderamiento y propósito en su trabajo.

Aquí creamos magia: La comunidad amazónica crea su futuro con chocolate - chocolate-9
Valdirena Souza, una de las fundadoras del proyecto de chocolate Guardianes del Cacao, muestra el producto final.

“Si no fuera por los Guardianes, estaríamos en casa, resignados a nuestro destino. Algunas mujeres nos cuentan que tienen que pedir dinero a sus maridos incluso para comprar productos menstruales; “Ya no pasamos por eso”, dice Diana Gemaque, quien como ama de casa pensó que tendría que mudarse a la ciudad para “convertirse en alguien”.

“Ahora sólo me iré si quiero construir otro espacio (Guardianes del Árbol del Cacao), con mujeres de otra comunidad, para empoderarlas”, afirma.

Articulo Recomendado
¿Cuál es la regla de los cuatro regalos de Navidad para niños?

Traducción: Ligia M. Oliver

No te pierdas: Un verdadero tesoro: una iglesia similar a Petra atrae multitudes a la ciudad española




Written by x0gwj

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

GIPHY App Key not set. Please check settings

14 heridos y daños materiales por camión volcado en Tehuacán

Tras la persecución, tres personas fueron detenidas por robar instalaciones eléctricas (Video)