in

Leonora Carrington: un encuentro surrealista con la artista en el Museo José Luis Cuevas


Escrito en COSAS INTERESANTES él

El 10 de febrero de 2009 abrí el periódico y salió la noticia de la consagración de “Leonora entre amigos”.. Se dice que se invita a la gente a asistir a la reunión para que puedan conocer a sus escritores.

No sabía si debía ir, pero viendo que era la única oportunidad de acercarme a estos autores, me aventuré a ir a Museo José Luis Cuevas.

La tarde estaba soleada, antes de llegar al lugar noté una gran cantidad de camiones, algunos transportaban alimentos, otros llevaban luces y cámaras. Producción.

Todavía faltaban unas horas para que comenzara el evento, simplemente no sabía por dónde entrar. Cuando vi la puerta principal, me acerqué y le pregunté a la persona dónde sería el evento. Me vio, pidió una invitación y a falta de ella tuve que irme.

Antes del último paso me llamó una señora, no sé si dirigía el evento, pero me ofreció llamar. No lo podía creer, ahora podía entrar.

“Gigante”, vio cuando pisó con paso vacilante las losas de la gran terraza cuadrada. No sabía a dónde ir y me dirigí a una de las puertas a esperar que anunciaran el evento.

Pasó media hora y en el paseo donde estaban dispuestas las sillas “Gigante”Allí noté que la persona tiene un paso corto.

Me quedé congelada al lado de la puerta, alguien vino a ayudarla, pero ella negó con la cabeza. Una persona sin preocupación por el tiempo y el espacio.

Ella se acercaba, parecía lenta, pero sus pasos eran firmes. No tembló, su bastón me llamó la atención, tenía una figura, no vi una forma, era algo surrealista, no sabía qué era.

Articulo Recomendado
¿AMLO chelas? Los venden en CDMX y te decimos dónde encontrarlos

Cuando estuvo a tres pasos de mí, me susurró. No escuché bien, su voz era ronca, cansada, tranquila. Y ruido. Acerqué la cabeza para entender mejor y me habló con acento inglés.

– La estoy ayudando. Comenté con un suspiro, de la misma manera que ella se comunicaba conmigo. Ella tomó mi mano y me acercó.

– Tú me ayudas a subir. Hubo un paso en la puerta que muchos no notaron. Varias personas vinieron del otro lado. Sentí destellos de luz rociando, no supe por qué hasta que uno gritó – ¡Maestro Carrington!

Al ver que era Leonora, giró la cabeza, me vio y sonrió. Continuó su camino.

Ese mismo día conocí a José Luis Cuevas. Conocía su obra porque había estado varias veces en el Museo, no él personalmente.

Me acerqué a él e intercambiamos algunas palabras, quería que firmara algo, pero no tenían un libro sobre su trabajo y le pedí disculpas. Me preguntó si tenía una libreta y la saqué de mi mochila. Le pidió un bolígrafo a su mujer y firmó en una hoja blanca donde puso la fecha. Escribió el 13 de febrero, pero lo corregí, lo tachó y puso el 12.


Written by x0gwj

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

GIPHY App Key not set. Please check settings

¿Hablas con tu pareja sobre finanzas?  Un manual de dinero para discutir cuestiones económicas.

¿Hablas con tu pareja sobre finanzas? Un manual de dinero para discutir cuestiones económicas.

Con el sobrevuelo en Libres determinarán la logística y estrategia de extinción del incendio forestal

Con el sobrevuelo en Libres determinarán la logística y estrategia de extinción del incendio forestal