in

Muerte y devastación en la escuela Esparza | Archivo rojo


Dos niñas murieron y más de 60 resultaron heridas a consecuencia de un hecho ocurrido en la Escuela Esparza la tarde del viernes 13 de mayo de 1955, cuando una de las barandillas de un pasillo del segundo piso se desplomó arrojando los cuerpos de las estudiantes. dentro del vacío.

➡️ Únete al canal de El Sol de Puebla en WhatsApp para no perderte la información más importante

Todo Puebla quedó conmovido por el suceso, que resultó de tales proporciones que los estudiantes debieron ser trasladados a diferentes hospitales de la ciudad porque la Cruz Roja no pudo dar abasto. Los médicos trabajaron para ayudarlas entre escenas de madres llorando de dolor porque no se les permitía estar cerca de sus hijas.

Así ocurrió el suceso

“Un estudiante muerto y más de sesenta heridos son el saldo sangriento del impactante accidente ocurrido ayer a las 16:20 en el colegio Esparza (…) en el momento en que un grupo de niñas debía ingresar a la proyección de la película . un lugar en el piso alto de un antiguo edificio que alguna vez estuvo conectado con la iglesia del Hospitalito”, se lee en una publicación fechada el 14 de mayo de 1955, día en que este periódico El Sol de Puebla informó a la sociedad el hecho.

La proyección de la película “Muñequita”, basada en la novela de Rafael Pérez y Pérez, se llevaría a cabo en las aulas de quinto y sexto año que se encontraban en el segundo piso de la institución que en ese momento se ubicaba en el edificio que Actualmente es el Museo Amparo, en la calle Sur 704.

Unos minutos antes de la hora señalada, las monjas Conchita y Rosa María invitaron a estudiantes de entre 8 y 16 años a pasar a las salas donde se proyectará la película.

Como era de esperar, las niñas corrieron a las aulas para conseguir el mejor lugar posible para ver la película. Pero con las emociones a flor de piel, los estudiantes comenzaron a aglomerarse y aglomerarse en la entrada ante la advertencia de las hermanas que les pidieron que se calmaran por los peligros de sus juegos.

Articulo Recomendado
Personas sin hogar y adictos, generadores de problemas de seguridad en Tehuacán: SSP

La multitud de niñas en la entrada de las aulas era tanta que comenzaron a apoyarse en la vieja cerca de ladrillo con postes de ladrillo que había en el pasillo y miraban hacia el patio de la escuela.

De repente, se escuchó un ruido ensordecedor y los materiales de construcción y los cuerpos de los estudiantes chocaron contra el suelo tras caer desde una altura de seis metros.

El peso de los más de 60 estudiantes hacinados en el pasillo venció la resistencia de la vieja valla mojada por la lluvia y cedió en una fila de diez metros por la que los estudiantes que se apoyaban en ella se desplomaban, y los que se desplomaban arrastraban a casi todos los demás. .

Brigada de socorro

Envueltos en una nube de cal y ladrillos rotos, los estudiantes que cayeron yacían en el suelo, y de inmediato acudieron en su ayuda las monjas, profesores y demás personas que se encontraban en el patio y presenciaron el suceso.

Los primeros en ayudar fueron los que cayeron sobre los demás, pero el grito doloroso de las niñas causó conmoción entre ellas al ver su condición.

“Los gemidos de dolor de las niñas que sufrieron heridas graves causaron aún más confusión entre quienes intentaron ayudarlas, confirmando con verdadero horror que la mayoría de ellas habían sufrido heridas graves”, dice la publicación.

Luego de la confusión inicial, vía telefónica, el personal del colegio solicitó ayuda a la Cruz Roja, que de inmediato puso en marcha a su personal, la Cuarta Brigada de Ambulancias comandada por Luis Romero y Romero, que cargó cuatro ambulancias y se presentó en el lugar a las 16.40 horas.

Al enterarse, los vecinos se concentraron en la entrada del edificio, lo que dificultó la maniobra de la brigada callejera, que tuvo dificultades para abrirse paso.

Las heridas más graves fueron trasladadas primero a la Cruz Roja, pero el incidente fue de tales proporciones que superó las capacidades del sanatorio, por lo que las niñas fueron trasladadas a hospitales de la ciudad.

Articulo Recomendado
Felipe Carpy pide que la ley creada por su caso no quede en el olvido en el Congreso del Estado

Después de enterarse del incidente, muchos padres ansiosos se presentaron en la escuela para preguntar por sus hijas, y algunos de ellos ayudaron a transportar a las niñas a diferentes sanatorios de la ciudad.

Gravemente herido

Veinte estudiantes fueron atendidas en la Cruz Roja, por otro lado, uno de los hospitales más cercanos fue el Sanatorio Guadalupe, donde llevaron a un total de ocho niñas; También fueron trasladados cuatro estudiantes al Sanatorio Puebla, cuatro al Sanatorio Cruz y Celis, dos al Seguro Social Portalillo, tres al Latino Americano y una niña a una organización benéfica española.

Para saber qué pasó, curiosos comenzaron a congregarse frente a la Cruz Roja, donde los médicos trabajan para ayudar a los estudiantes que resultaron gravemente heridos y que yacían en camas de hospital con gritos de dolor.

“Los médicos de turno, Jorge Castellanos, Samuel Camacho, Hermilo Gómez y Héctor Zamora, fueron asistidos respectivamente por los doctores Armando Trigo, Ariel Couoh Hernández, Luis Ramos y Nieva y otros para eficientar el servicio”, señala la nota.

También contaron con el apoyo de los practicantes del Hospital General del Estado que fueron trasladados para atender a los numerosos heridos.

En los pasillos y patios del sanatorio se desarrollaron escenas dramáticas en las que las madres de las niñas lloraron en brazos de sus seres queridos, desahogando su dolor porque no les permitían estar cerca de sus hijas, también hubo desmayos. La ansiedad aumentó cuando alguien difundió la historia de que dos niñas habían muerto.

“Lamentablemente, minutos después de las 18, fue encontrada muerta la señora Consuelo Marañón Cárdenas, de 18 años, estudiante de negocios con domicilio en 5 sur 2503”, señala.

Llegada de autoridades al hospital

Conscientes de ello, el Secretario General de Gobierno Roberto T. Bonilla y el Fiscal General Eduardo Vélez López arribaron a la institución poco antes de las 18:00 horas, acompañados por el Subprocurador General Alfredo González Peralta.

Asimismo, el enviado del Departamento de Estado, Adolfo G. Nieto, compareció a tomar declaraciones a los heridos y a Esteban Chávez Osorio, jefe de la policía judicial.

Articulo Recomendado
"El Fede" busca salir de prisión bajo el discurso de que estuvo detenido dos años sin veredicto

En ese momento, el presidente de la Delegación de la Cruz Roja Mexicana en Puebla era Luis Artasánchez, quien para calmar la ansiedad de las personas que se encontraban afuera del sanatorio ordenó que se anotara una lista de los heridos.

Margarita Núñez de Ávila Camacho, esposa del gobernador del estado, llegó a la Cruz Roja junto a otras damas de la sociedad a las 18:42. Horrorizados por el accidente, recorrieron las distintas habitaciones donde se encontraban las niñas heridas y luego se dirigieron a sus familiares para animarlas.

El Arzobispo de Puebla, Octaviano Márquez y Toriz, también estuvo presente en el hospital de la Cruz Roja, donde ofreció apoyo a las hermanas Josefinas.

Por su parte, el Gobernador Rafael Ávila Camacho y el Presidente Municipal Arturo Perdomo Morán visitaron el edificio de la Escuela Esparza para reconocer el lugar del hecho, que por cierto era propiedad de la Nación en ese momento, para mostrar su apoyo a los monjes.

La víctima muere a causa de sus heridas.

Ese día, médicos y practicantes trabajaron para curar a los heridos, y en diferentes hospitales, padres jesuitas, carmelitas y misioneros del Espíritu Santo brindaron ayuda espiritual.

Tres días después, la administración del hospital entregó el informe médico de las niñas que fueron dadas de alta y de las que aún permanecían internadas en cada uno de los hospitales. Lamentablemente, otro estudiante se sumó a la tragedia.

“La niña Enriqueta Sánchez Vázquez, otra de las heridas en el trágico accidente ocurrido en el colegio Esparza, falleció ayer por la mañana, víctima de una peritonitis aguda que se produjo como consecuencia de la rotura de los intestinos magullados por el efecto del fuerte golpe que recibió. dio. sufrida en una caída (…) el cuerpo de la menor fue sepultado en su casa de Poniente 23 2504, y fue sepultada ayer a las 4 de la tarde en el Panteón de la Ciudad”, según publicación de este Diario del 16 de mayo de 1955. (entrada enciclopédica).


Written by x0gwj

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

GIPHY App Key not set. Please check settings

LightSound, un dispositivo para personas con discapacidad visual para disfrutar del eclipse

Iglesia de Tehuacán implementa comedor para migrantes

Iglesia de Tehuacán implementa comedor para migrantes