in

Pedro Infante, luto nacional por la estrella de la ciudad | Archivo rojo


El 15 de abril de 1957 es una fecha que marcó el corazón de todos los mexicanos. Ese lunes temprano, Pedro Infante murió cuando se estrelló el avión que lo transportaba de Mérida, Yucatán, a la Ciudad de México.

➡️ Únete al canal de El Sol de Puebla en WhatsApp y accede a la información más importante

El ídolo mexicano vio cumplido uno de sus mayores deseos: “Morir pilotando un avión”, pero dejó a la gente entre lágrimas y horror. Era difícil creer que la estrella más importante del cine nacional hubiera perdido la vida.

En Puebla, la noticia de su muerte fue publicada por esta editorial pocas horas después del suceso, batiendo récords de circulación en Angelópolis, pues todos los poblanos buscaban ansiosamente un ejemplar e incluso luchaban por conseguirlo.

Pedro Infante desapareció físicamente a los 40 años, pero su muerte se convirtió en leyenda. A 66 años de su partida, sigue vivo en la memoria de los mexicanos y de las nuevas generaciones que lo conocen gracias a su legado.

Noticia que conmocionó a Puebla y a la nación

“Pedro Infante falleció hoy, el avión en el que iba copiloto se estrelló en Mérida”, reza el titular de la noticia que La Voz de Puebla, edición vespertina de esta editorial, informó ese mismo día a la sociedad poblana ! tarde.

“Con el ala derecha de su avión en llamas, posiblemente por falla de uno o más motores, Pedro Infante y el piloto intentaron volar su cuatrimotor de regreso al Aeropuerto Internacional de Mérida, en un intento desesperado por salvar sus vidas. pero el enorme peso del barco -más de 6.000 kilogramos de carga de pescado, seda y otros bienes valiosos- frustró este frenético esfuerzo, y la máquina se estrelló -en un giro brusco- a apenas 8 kilómetros de la pista por la que habían intentado. llegar a ser inútil”, dice la publicación.

La aeronave TAMSA XA-KUN se estrelló diez minutos después del despegue, falleciendo tres tripulantes: el capitán-piloto Víctor Manuel Vida Lorc, de 40 años, el copiloto Pedro Infante Cruz, de 40 años, y el mecánico Marciano Bautista Carranza, de 24 años.

El barco era un avión de carga propiedad de TAMSA, empresa para la que volaba el artista y en la que tenía acciones. El carguero despegó de la pista 10 del aeropuerto de Mérida a las 7:30 horas. Diez minutos después se estrelló contra unas viviendas, estallando en llamas al impactar.

Un actor, un piloto, un mecánico y una joven de 15 años que lavaba ropa en el tejado de una de las casas destruidas perdieron la vida carbonizada. Otras cinco personas sufrieron quemaduras. Del artista sólo quedaron los restos carbonizados, difíciles de reconocer y que los peritos forenses extrajeron con esmero del hierro deformado del barco.

La Administración de Aeronáutica Civil del Ministerio de Comunicaciones y Obras Públicas informó que el vuelo 904 tuvo un carácter extraordinario, pues Infante asumió como copiloto de última hora ante su prisa por llegar a la capital para discutir temas relacionados con su doble matrimonio. .

Articulo Recomendado
Tres personas fueron electrocutadas frente al Hospital General del Sur mientras cambiaban el anuncio de la empresa funeraria

La agencia dijo que el avión Consolidated Vultee B24J derribado fue sometido a una inspección completa por parte de inspectores de aviación civil el 10 de febrero, sin anomalías. Asimismo, detalló que Pedro Infante Cruz contaba con una licencia de transporte público 447 por dos años, la cual fue renovada cinco días antes del fatal accidente.

La edición bate récords de circulación

La muerte de Pedro Infante da testimonio del cariño que todos los mexicanos le teníamos. También demostró el cariño que le mostraron sus compañeros actores, pero el trágico suceso también le ayudó a estar al tanto de los detalles del suceso. , para sus lectores, este diario superará el límite de su circulación habitual, batiendo récords de circulación en esta Angelópolis con 42.830 ejemplares vendidos.

La oportuna información publicada por esta editorial a pocas horas del siniestro accidente tuvo a todos los habitantes de Puebla buscando un ejemplar e incluso pugnando por conseguirlo, tal vez solo para conocer los detalles de la noticia o incluso para guardar la última noticia que se estaba dando. un actor.

Pedro siempre fue querido en Angelópolis, en sus presentaciones personales, que no fueron muchas, logró llenar salones como “El Toreo”, donde siempre batió récords de postulaciones.

Debido a esto, su muerte causó revuelo en Angelópolis donde el artista recibió aplausos y admiración del público poblano que siempre tuvo simpatía por él.

Este editorial informó a Sociedad Pueblo con sus dos ediciones, el matutino El Sol de Puebla y el vespertino La Voz de Puebla, minuto a minuto sobre este trágico suceso que conmocionó a toda la nación desde el día que se anunció la muerte del cantante hasta el día de su asesinato. . enterrado en Panteón Jardín en la Ciudad de México.

La tercera es la vencida

Pedro Infante tenía 2989 horas de vuelo acumuladas como piloto y estaba registrado bajo el nombre de “Capitán Cruz”.

En 1948, al intentar despegar de una pista improvisada en Guasave, Sinaloa, no logró ganar altura y se estrelló de frente contra un cultivo de maíz. En ese momento, el artista firmó un contrato de exclusividad con los hermanos Rodríguez, quienes los obligaron a firmar una cláusula en la que se comprometían a no volver a volar.

Menos de un año después, “Perico” volvió a las andadas y sufrió otro accidente en Zitácuar, Michoacán. Viajaba con la bailarina Lupita Torrenter, su amor en ese momento, y ambos sobrevivieron milagrosamente. En aquella ocasión, tras la trepanación, le implantaron una placa de platino en la frente.

Luego de este accidente, las autoridades de aviación expresaron la necesidad de cancelar la licencia de aviación del actor, pero ¿quién se atrevería a prohibirle algo al mayor ídolo mexicano? “Para mí es un placer volar y espero morir así”, afirmó. Y así sucedió, su desmedido amor por los aviones le provocó tres accidentes, siendo el último mortal.

Articulo Recomendado
Seis personas están siendo procesadas por violencia doméstica

dia dramático

Ese día, el 15 de abril de 1957, el país entero vivió uno de sus días más dramáticos. La ciudad entera murmuró en las calles por la muerte del mayor ídolo mexicano.

La noticia que sacudió al país de repente golpeó a la familia del artista, quienes estaban llorando. Con un nudo en la garganta, su hermana Carmen contó que Pedro había hablado anoche con su madre Cuca y le pidió que lo recogiera en el aeropuerto al día siguiente; Como desconocían la hora de su llegada, habló por teléfono con una consulta sobre la llegada del vuelo. Le dijeron que esperara en casa porque tenían que darles la noticia: el avión de su hermano se había estrellado.

En el estudio Tepeyac la noticia fue recibida con asombro, personalidades del mundo del espectáculo como Fernando Soler, el productor Julio Aldama y el director de cine Ismael Rodríguez, no podían creer lo sucedido.

El avión que transportó los restos mortales de Pedro Infante arribó al aeropuerto de la Ciudad de México el martes 16 de abril a las 11:00 horas, donde el mundo esperaba impaciente los restos de su ídolo, pero también de las dos esposas del actor: María Luisa León e Irma Dorantes.

Éste gritó entre lágrimas: “¡Yo lo maté! La culpa es mía porque llamé a Mérida y le pedí que acelerara su viaje. Los acontecimientos recientes me han puesto nervioso; No quería pasar más tiempo sin verlo. Si no fuera por mi llamada, esto no habría sucedido. Querían quitármelo vivo; ¡Muerto, nadie se atreverá!

Pedro Infante e Irma Dorantes tuvieron una niña de tres años y en ese momento la actriz esperaba su segundo hijo.

El doble matrimonio de Pedro

Pedro Infante fue un amante de toda la vida y protagonizó uno de los escándalos bígamos más sonados del México de la segunda mitad del siglo XX.

En 1939, el actor se casó con María Luisa León, diez años mayor que él y con quien tuvo un hijo. Años más tarde, aún casado, conoció a la bailarina Guadalupe Torrenter, con quien tuvo tres hijos. Posteriormente, el actor se enamoró de la actriz Irma Dorantes, con quien se casó falsificando la firma de León en un supuesto acta de divorcio.

El proceso llegó a los juzgados de la Suprema Corte de Justicia de la nación cuando María Luisa León denunció el hecho. El actor se casó con Irma Dorantes el 10 de marzo de 1953 en Mérida, Yucatán, pero sabía que estaba cometiendo un delito federal y que su matrimonio era nulo.

Seis días antes del fatal accidente del ídolo mexicano, el 9 de abril de 1957, la Suprema Corte de Justicia falló a favor de María Luisa León. Pedro Infante podría haber ido a la cárcel por este delito, que en su momento se castigaba con hasta 5 años de prisión y una multa de 5.000 pesos.

Articulo Recomendado
Dos detenidos por delitos contra la salud y tenencia de hidrocarburos

Mientras la esposa legal, María Luisa León, se mostró absolutamente tranquila durante el funeral, Irma Dorantes, quien quedó en una difícil situación cuando la Corte Suprema de Justicia falló en contra de su matrimonio con el actor, sufrió ataques histéricos, gritó y fue culpada por el muerte del actor:

“Hablé con Pedro el día anterior, me dijo que tenemos que arreglar nuestros asuntos y me pidió que fuera a Mérida, yo no quería ir y él decidió venir a verme, eso es lo que más me duele, ahora Siempre recordaré que yo mismo “fui el culpable de su desgracia”.

La capilla ardiente

El cuerpo del cantante y actor Pedro Infante será sepultado en el Teatro Jorge Negrete de la Asociación Nacional de Actores (ANDA) y será sepultado al día siguiente.

Cien mil personas de todos los sectores sociales se congregaron a lo largo del recorrido del coche fúnebre que trasladó los restos del actor desde el aeropuerto hasta la sede de la ANDA, donde su cuerpo será sepultado. Un cordón de granaderos apostados en la carretera luchaba por contener a la multitud.

A dos cuadras del Teatro Jorge Negrete, donde había una improvisada capilla funeraria, el cuerpo fue trasladado a un ataúd más sobrio.

La comitiva llegó al mediodía con el féretro a hombros de Mario Moreno, Miguel Manzano, Víctor Parra, Jorge Martínez de Hoyos, Pepe Pulido y Ángel Infante, hermano mayor del actor, quien montó la primera guardia. En la luneta estaban la esposa, María Luisa León de Infante, Sara Guash, Amanda de Llano, Ferrusquilla, Sofía Álvarez, Dalia Íñiguez y los hermanos Soler.

“La enferma madre de Pedro, Doña Cuquita Cruz, viuda de Infante, llegó a la capilla funeraria a las 13.30 horas en medio de un ataque sedado. Sólo atinó a sollozar: ‘Mi Pedro… Mi Perico'”, dice.

El funeral de Peric.

El miércoles 17 de abril, a las once de la mañana, el cortejo fúnebre salió del teatro rumbo al Panteón Jardín, donde reposarán para siempre los restos del actor. Fue presentado por familiares, amigos, actores y el comité ejecutivo de ANDA.

El camino fue lento y doloroso, se formó un cerco humano desde ANDA hasta el cementerio. La policía tuvo que actuar enérgicamente para mantener el orden ya que la gente estaba histérica, ansiosa por estar lo más cerca posible de su ídolo por última vez.

Frente a las puertas del cementerio, la marea humana era imparable, los granaderos luchaban por contener a la multitud. Niños y mujeres lloraron a mares, 8 de ellos se desmayaron y 27 sufrieron insolación.

A la llegada de la procesión al cementerio, estrellas como Mario Moreno y Rodolfo Landa, con el féretro al hombro, se dirigieron hacia el lugar donde reposarán los restos del actor. Todo el pueblo estaba allí, sumido en la angustia. Sesenta y seis años después, el pueblo sigue ahí, fuerte, manteniendo la admiración por el ídolo de México y rindiéndole homenaje con mariachi.


Written by x0gwj

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

GIPHY App Key not set. Please check settings

Buscan a 1.400 mexicanos tras escalada de violencia en Medio Oriente

Buscan a 1.400 mexicanos tras escalada de violencia en Medio Oriente

Fundación Puebla: los barrios originales parecen abandonados en medio de la modernidad