¿Qué nos dice la aprobación del presidente?
in

¿Qué nos dice la aprobación del presidente?


Muchos se sorprendieron hace unos días con la encuesta de Reforma, que mostró que la popularidad del presidente aumentó un 11 por ciento y alcanzó el 73 por ciento de apoyo. Para el oficialismo, estos datos son la prueba de que el país va muy bien y que nada de lo que hagan los opositores hará cambiar de opinión a la gente “consciente y buena”. Mientras tanto, para los opositores, principalmente los que apoyan a Xóchitl Gálvez, era una evidencia de que los papeles estaban siendo entregados al gobierno federal y allanando el camino para la compañera de fórmula de Morena, Claudia Sheinbaum.

En mi opinión, llevamos mucho tiempo malinterpretando el consentimiento presidencial y dándole la importancia que no merece. Suponiendo que la encuesta de Reforma nos diga la verdad (omitamos la fecha de realización, el margen de error y la tasa de rechazo), lo primero que resalta de la información que nos brinda es que la aprobación del presidente no se traduce en votación. Intención según Claudia Sheinbaum.

La encuesta muestra que el candidato de Morena, el Partido del Trabajo y el Partido de Verdes Ambientalistas de México, tiene 58% de la intención de voto, o 15% menos que la aprobación del presidente y cuatro puntos porcentuales por debajo de lo que impulsó su popularidad. Esto quiere decir que el apoyo a Andrés Manuel López Obrador no ha sido trasladado a Claudia Sheinbaum y no necesariamente están relacionados.

Por otro lado, el 51 por ciento de los encuestados cree que Sheinbaum debería impulsar su propia agenda, en lugar de las impulsadas por el presidente. Una vez más vemos que el apoyo a López Obrador no se traduce en apoyo a sus políticas, al contrario, la mayoría cree que se debe tomar el otro rumbo.

Articulo Recomendado
Sobre el cambio de régimen (o el pesimismo como fuente de análisis)

Según los opositores, los resultados de la encuesta son increíbles, ya que el aumento en la aprobación de López Obrador coincide con la crisis surgida por reportes sobre la posible vinculación de personas cercanas al presidente con el narcotráfico y graves problemas de violencia, ingobernabilidad y Problemas económicos. en el estado de Guerrero. Pero en mi opinión, es muy posible que tenga esa aprobación, ya que el presidente mantiene la legitimidad desde hace mucho tiempo, a pesar de todos los problemas del país; cuestión que no ocurre con Moreno y los gobernantes de ese partido.

En Ciudad de México, por ejemplo, Morena ya perdió las elecciones de 2021, y el índice de aprobación de Claudia Sheinbaum no ha superado el 50% desde entonces; Hoy Martí Batres tiene un 48% de apoyo, según Mitofsky. Por otro lado, en Sinaloa, Guerrero y Campeche la población se manifestó contra los gobiernos de Morena e incluso exigió, como en el caso de Layda Sansores, que renuncie a la gubernatura por malos resultados.

La investigación de Reforma, así como muchas otras, muestra que la aprobación del presidente, cualesquiera que sean los datos reales, no es ni será obtenida por ningún otro político de Morena, ni siquiera Claudia Sheinbaum. Nadie, excepto el presidente, puede ocultar la realidad detrás del micrófono de la mañana (aunque se hayan inventado otros formatos, como el martes de Jaguar). Y ahí está el problema, aunque Morena gane la presidencia de la República, todo el país podría estar como en Guerrero y Campeche en poco tiempo.


Written by x0gwj

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

GIPHY App Key not set. Please check settings

Más de la mitad de las plantas potabilizadoras de Puebla no funcionan

1 de cada 6 niños ha sido abusado en línea

1 de cada 6 niños ha sido abusado en línea